El ahorro en tiempos de crisis

Cuando hablamos de ahorro como elemento fundamental en el proceso de acumulación de capital y crecimiento de la economía nacional, es necesario tomar en consideración que el ahorro posibilita los recursos necesarios para el financiamiento de las inversiones y promoción del desarrollo económico y social, siendo uno de los factores que coadyuvan al crecimiento de un país, ya que se puede catalogar como una “economía en reserva”. En las cuentas nacionales por ejemplo, el gobierno obtiene su ahorro interno el cual a largo plazo lo hace compatible con los requerimientos exigidos en el financiamiento de infraestructura y proyectos sustentables, impulsando la economía e incrementando el empleo a través de la suma del ahorro privado y el ahorro público. Este último, toma como referencia la diferencia entre los ingresos y el consumo realizado el cual afecta positiva o negativamente las variables de las políticas gubernamentales. Por lo tanto, los ingresos se transforman en ahorro cuando el Estado acumula capital con el objeto de mantener el consumo estable en un lapso de tiempo que permita flexibilizar las restricciones que económicamente puedan presentarse en el futuro, sobre todo en tiempo de crisis, y afecten individual y colectivamente las politicas económicas del país. Recordemos que los procesos económicos requieren que una parte de su producción sea destinada a la inversión productiva, la cual además de ampliar el capital debe proporcionar mayor rendimiento, es decir, si cuantitativa y cualitativamente ascienden los nives de ahorro se produce una mejora de vida de sus habitantes.

En este proceso fluctuante de relación consumo–ahorro podemos considerar diferentes elementos que pueden afectar la economía tales como:
•La inflación: En este referente es necesario señalar que cuando las tasas de inflación crecen pueden suceder dos respuestas diferentes: Por un lado puede producirse un ahorro involuntario previendo la inflación y por otro existe la posibilidad de transferir el dinero en bienes por un ingreso futuro incierto. Aspe (1990), considera por ejemplo que en México “los aumentos en la inflacción no solo aumenta el ahorro forzoso, sino que también aumenta el ahorro privado voluntario”.
•La determinación geográfica: Es un factor importante en las decisiones de ahorro y consumo, ya que puede disminuir considerablemente la posibilidad de ahorro cuando tomamos en consideración el desvalance de los ingresos como fuente de estabilidad económica. Y es en este momento, que se debe reflexionar sobre la relación entre el ahorro público y privado ya que ambos tienen implicaciones sobre las decisiones relacionadas tanto por el financiamiento del deficit público como las decisiones de la política fiscal. Al respecto, hay analistas que difieren en sus posiciones, argumentando por ejemplo, que el consumo público no es un determinante del consumo privado pues son independientes. Otros sin embargo deducen que el ahorro público y privado están correlacionados y dependen de la tasa de crecimiento de la economía, el nivel de empleo, las inversiones realizadas dentro y fuera del país y la balanza comercial.

Así pues podemos discurrir, que el ahorro en términos macroeconómicos es una variable intemporal, es decir, perciben un flujo considerable de ingresos a lo largo de la vida que con el tiempo es proyectado para el consumo en el futuro. Pero en otras ocasiones, los consumidores ahorran para prevenir las fluctuaciones de sus ingresos, los cuales son impredecibles en el tiempo y en el espacio debido a la improvisación en las políticas públicas o la desestabilización en los balances micro y macro económicos.
Por lo tanto, para que se estimule el crecimiento de ahorro se requiere que el pais supere los atrasos y prórrogas en materia de productividad y eleve el nivel de vida de la población tratándo de impulsar el ahorro interno y creando fuentes de financiamiento en las inversiones, ya que para aumentar los niveles de ahorro es necesario que las tasas de crecimiento se mantengan equilibradamente entrelazando el ahorro externo con la inversión y sustituyendo los recursos externos por recursos internos.
Finalmente, es necesario resaltar que el tema del ahorro sigue en proceso de observación sobre sus diferentes facetas, ya que esta problemática está llena de lagunas y obstáculos para su estudio. Sin embargo en México investigadores como Villagómez (2008), han realizado análisis sobre esta problemática concluyendo por ejemplo que “En México no se han logrado aumentar las tasas de ahorro, sino que estas han disminuído en las últimas décadas, y este es básicamente el gran problema que afecta el ahorro no sólo en México sino en muchos paises a nivel mundial”.

*Aspe, Pedro (1990). El comportamiento y composición del ahorro en México.

*Villagómez F. Alejandro. El ahorro en México desde 1960: estructura, evolución y determinación. México. Centro de Investigación y Docencia Económicas. 2008, p.162.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s